La hernia discal es el abombamiento, deshidratación y la rotura del disco vertebral , desplazándose el núcleo pulposo del disco hacia posterior, dónde puede pinzar los nervios que se dirigen a las extremidades. La hernia discal se debe al fracaso de la funcionabilidad de la espalda. Sin embargo existen numerosas estrategias que además de mejorar el dolor, permiten mejorar y restablecer la función ideal de la espalda, tanto a modo terapéutico como preventivo.

Es de importancia capital tener una buena postura al sentarse frente al  ordenador, mantener una vida activa, practicar ejercicio bajo la supervisión del fisioterapeuta, y controlar los síntomas para una evolución satisfactoria.

La TMNO, la terapia visceral, el método McKenzie y el diseño a medida de ejercicio terapéutico son las estrategias para tratar correctamente la hernia discal.