Terapia visceral

La terapia visceral sirve para eliminar tensiones y espasmos viscerales. Todas las vísceras del cuerpo se anclan a la columna, a las costillas, a la pelvis o a otras vísceras, provocando tensiones que pueden impedir que dichas vísceras funcionen correctamente.
Mediante movilizaciones del vientre se puede llegar a liberar dichas tensiones viscerales. A su vez, dicha liberación puede percibirse con una disminución de dolor de espalda o mejora funcional.
La terapia visceral está especialmente indiciada en pacientes con dolor de espalda de larga evolución, dolor crónico, hernia de hiato o alteraciones en la menstruación.